Editorial

Un muro ininteligible

By  | 

Después de los resultados que arrojaron las elecciones presidenciales, hay una palabra que podría resumir, sintetizar y categorizar el ambiente que se vive, actualmente, en este país y en el mundo entero: incertidumbre. Realmente, nadie tiene certeza de qué será lo que ocurrirá en esta nación. En el último día del cierre de campaña, los seguidores de Trump gritaban al unísono: “Build the wall”. Aún no es claro si el muro al que aludían los simpatizantes del excandidato republicano y ahora, presidente electo, tiene un sentido literal o va por un lado poético, es decir, metafórico. La campaña del magnate inmobiliario estuvo llena de sorpresas y de un mensaje con alto contenido de xenofobia y aun así, fue elegido. Lo que resta en estos días es asumir que ese supuesto “muro” sea una figura literaria que encierre un mensaje de optimismo para los once millones de seres humanos que están en la cuerda floja y a punto de vivir una pesadilla: retornar a sus hogares.

Por su parte, la excandidata demócrata aceptó la victoria unánime y aplastante de su contrincante, aquel con el que tuvo tantos “ires y venires”, aquel con el que nunca estuvo de acuerdo. Cada campaña ofreció una serie de mensajes totalmente disímiles que, finalmente, se vieron cristalizados en los resultados electorales. Aun no es claro si el país no acepta en su esquema mental que una mujer dirija las riendas de esta potencia mundial o si, sencillamente, el terreno que abonó el actual mandatario de los norteamericanos, Barack Obama, no fue el más claro y óptimo para los ciudadanos y en represalia, optaron por, tal vez, un cambio drástico, una propuesta ininteligible como la de Donald Trump, quien, entre escándalo y escándalo, logró llevarse la victoria. Aún no es claro si los ciudadanos son seguidores de una cultura mediática, ávida de asuntos insólitos y en ese circo, lo mejor, según su apreciación, fue elegir al hombre de negocios, al empresario multifacético, inexperto en el terreno político, pero con ganas de gobernar y ejercer el poder supremo.

Este actual panorama concuerda con un renombrado filme de culto: “V for Vendetta” en el que un líder, violento en su andar y en su discurso, fingió ser la solución ante la notable ola de inseguridad. El mesías, quien, en medio del caos reinante, se presentó como la única fórmula salvadora para combatir el terrorismo. En un mundo en el que cabalga el miedo ante el horror, un líder sin escrúpulos se subió al poder y se mantuvo en este. En el contexto actual, por fuera de la historia cinematográfica, un candidato prometió la seguridad nacional y se convirtió en nuevo inquilino de la Casa Blanca. Ficción y realidad que se nutren, diariamente.

En medio de este “muro” que pone en evidencia un país completamente dividido, no queda más que la peor amenaza que se alberga en la caja de Pandora: la esperanza de que este país será grande con el apoyo de sus ciudadanos.

mbach

Publisher, General Manager

Click to listen highlighted text!