Sácame de mi duda

Motocicletas y alcohol, nada malo puede suceder, ¿o sí?

By  | 

¡Por fin llegó el día! Es sábado, muy temprano por la mañana, mi motocicleta, una “Honda Goldwing” de 1000 c.c. y cuatro pistones, brilla reflejando en todas sus partes cromadas el perfecto azul del cielo y los tibios rayos de sol, del primer día de primavera, parecen saltar alegremente de un lado a otro. ¡Qué linda motocicleta! El trabajo arduo de pulirla y prepararla para este día tan especial ha rendido sus frutos… Estoy preparado con mi casco, pantalones, chamarra y guantes de piel, botas de motociclista y lentes especiales; estoy muy emocionado, por primera vez en mis más de 50 años de manejar motocicletas, voy a compartir un largo paseo con mi hijo que, finalmente, logró comprar también su motocicleta marca Harley, un sueño hecho realidad para los dos.

Un moto club de Cincinnati convocó a todos los motociclistas de Ohio, Indiana y Kentucky para realizar un paseo a beneficio de “Rabbit Hash”, la tienda general de un pueblito en el condado de Boone en Kentucky que se quemó en febrero pasado, y la idea es visitarla y juntar dinero para reconstruirla. Al llegar al punto de reunión, “Turfway Park” que es el hipódromo de Florence Kentucky, cuál será mi enorme sorpresa al ver que hay, aproximadamente, unos dos mil motociclistas; algo, verdaderamente, increíble.

Enormes motocicletas Harley, motos especiales para turismo equipadas con mochilas de piel, cromo por todos lados, parejas de personas ya mayores entrados en sus 50 años, parejas jóvenes, casi todos vestidos con piel, una verdadera celebración de la vida al aire libre, hay un escenario donde toca animadamente una banda de rock; son apenas las diez de la mañana y esto es una fiesta enorme; hay más de tres mil personas. Mi hijo y yo nos formamos en la fila de las hamburguesas y tomamos dos refrescos y un breve desayuno. Enorme es mi sorpresa al percibir que hay un bar completo, dando servicio y vendiendo licor; no solo cerveza, también ron, vodka, tequila, whisky y lo más increíble es que hay muchos motociclistas consumiendo ahí mismo, justo antes de iniciar el recorrido de unas 50 millas. Le comento a mi hijo: -Armando, ten muchísimo cuidado cuando manejes tu moto, ya bastante peligrosas son tomando todas las precauciones, NUNCA vayas a consumir ningún tipo de bebidas alcohólicas y te subas a la moto. Tu vida depende de ello. Él asiente con la cabeza, nos montamos en nuestros caballos de acero y vamos “serpenteando” en una fila interminable de casi dos mil motocicletas; el estruendo es ensordecedor, la velocidad va de las 70 millas por hora a casi 90 millas en algunos tramos, la policía protege a nuestro grupo y nos abre paso, ¡qué experiencia!

Por desgracia, no todo fue perfecto, uno de los motociclistas de nuestro grupo perdió la vida al impactarse de frente contra una camioneta pick up y otra moto, el hombre de 46 años de edad murió al instante. Por los noticieros nos enteramos después de que él había estado bebiendo en el bar, no llevaba casco protector e iba a alta velocidad. Recé por el descanso de su alma. Esta muerte sin sentido se pudo haber evitado…

En realidad no entiendo, por más que lo pienso, cómo es que si el evento estaba protegido por la policía del condado de Boone, permitieron que se vendiera alcohol. Bueno, es una cuestión de madurez, a nadie obligaron a comprarlo. Qué tremenda pena, un compañero motociclista perdió la vida. Por favor, si manejas no tomes licor, especialmente, si es una motocicleta; no hagas más peligroso lo que ya de por sí es bastante riesgoso. Cuídate y disfruta de la vida, pero con todas las ventajas a tu favor. Que descanse en paz…Comentarios a 513-829-1888. Gracias.

mbach

Publisher, General Manager

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Click to listen highlighted text!