En cine

Logan, el fin de una era

By  | 

“Logan”, dirigida por James Mangold, es la nueva película en la que se hace presente Hugh Jackman como protagonista. Esta despedida, como suele suceder en cualquier ocasión o evento de la vida real, está bajo un entorno desesperanzador, opaco, deprimente y lleno de profunda tristeza y melancolía.

Para un seguidor de las anteriores películas, en las que los X-Men son la representación de la esperanza, esta última puede lucir como el punto final de toda una generación, debido a que Logan ya no transmite ese sentido de la aventura y ese aire de superioridad y de inmortalidad del que presumía a lo largo de esta saga. Efectivamente, este filme es el fin de una era. Una en la que Logan, acompañado de su infaltable y especial amigo: Charles Xavier tenían como misión reunir a todos los mutantes y ofrecerles en su Academia un rostro amable, pese a tanta violencia, rechazo, indiferencia y exclusión que habían vivido durante décadas enteras. “Logan” muestra una serie de rasgos en los que las necesidades y la pobreza afloran en las vidas, tanto de su protagonista como de Charles. No viven bien, no tienen lujos, lucen enfermos y cansados, padecen terribles pesadillas y pensamientos recurrentes. En fin, ambos son la representación más fehaciente de la desesperación y una evidencia palpable de que la muerte está asechando su entorno.

La película es completamente impactante y no me refiero a sus efectos ni a la alta dosis de violencia y sangre que corren por las garras de Wolverine. Todo esto tiene que ver con el hecho de que, a medida que transcurren los minutos del filme, no se plantea una sola solución para esta pareja: Logan y el profesor Xavier.

Sin embargo, un logro más que ofrece este filme es que mantiene el espíritu de la primera: poner el dedo en la llaga de los oprimidos, excluidos y rechazados. Hace más de diez años, cuando se dio a conocer X-Men, en su primera parte, los mutantes eran una posible representación de los homosexuales. El tiempo ha transcurrido y en nuestro mundo, esto ha sido superado. En nuestro contexto actual, son los muros los que separan a los indocumentados, a los extranjeros, a los inmigrantes. El filme de Mangold maneja una línea que está muy cercana al actuar del presidente actual de los Estados Unidos en la que las personas “diferentes” deben ser castigadas y eliminadas de su espacio vital. Su único refugio y esperanza se encuentra en un viejo cómic en el que Wolverine es el protagonista. Una imagen totalmente surrealista: Logan leyendo una historieta en la que él mismo es el personaje principal. Su paternidad a la carrera no le ha permitido volver a soñar. Curiosamente, Gabriela, una enfermera latina, se convierte en la mujer que guía a Logan hacia su propia esencia: Laura, quien sueña con llegar al Edén, el paraíso en la tierra en la que los mutantes como ella podrán volver a ver la luz de esperanza.

“Logan” es un canto triste que evoca una luz sin mayor esplendor en el que pareciera que ya nada podrá ser como antes.

Jimmy Fortuna

Periodista y editor colombiano

You must be logged in to post a comment Login

Click to listen highlighted text!