Vida Sana

Listas de boda… los regalos buenos, los malos y los más feos de todos los tiempos

By  | 

Para muchas parejas comprometidas, no hay nada más emocionante que revisar las estanterías de sus tiendas favoritas para crear listas de deseos para su boda.

Casi la mitad de los adultos de los EE.UU. que están casados, han estado casados alguna vez o se han comprometido en matrimonio en alguna ocasión, han tenido una lista de boda, según una reciente encuesta de Moen, la marca de grifos número uno de América del Norte y llevada a cabo en línea por Harris Poll.

Dado que los latinos están tan conectados digitalmente, no es sorpresa que se conecten en línea para hacer sus listas de deseos de boda. Pero compilar una lista que sea “la correcta” puede ser complicado, que es por lo cual Moen comparte lo que aprendió con esta encuesta:

Lista de arrepentimientos

Muchas parejas se dan cuenta, después de las nupcias, de que su lista puede haber sido menos que ideal. Evite estos errores comunes de las listas de boda:

  • Añadir artículos poco prácticos: Piense dos veces antes de incluir productos especializados que ocupan valioso espacio, pero pueden nunca llegar a usarse, como una cafetera espresso o una máquina para hacer helados.
  • Ajustarse a la tradición: No se sienta obligado a incluir en la lista artículos costosos tradicionales como cubertería de plata o porcelana de gala, a menos que realmente vaya a usarlos.

“No hay necesidad de incluir en la lista lo que ya se espera”, dice Andrea Maher, especialista sénior de comunicaciones de mercadotecnia, Moen. “De hecho, más o menos dos de cada cinco de quienes en algún momento han tenido una lista de bodas, han incluido artículos no tradicionales, como aparatos electrónicos o vino”.

Maher recomienda pedir productos que harán mejor la vida cotidiana, como un grifo de cocina con una manguera desprendible para una fácil limpieza, o un cabezal de ducha de tranquilizadora lluvia para proporcionar un momento de relajación después de un largo día.

Cónyuges clandestinos

De quienes han tenido una lista de bodas, más de una cuarta parte (27 por ciento) han añadido o quitado algo sin avisarle a su pareja. Y los más jóvenes son los peores infractores. Los que tienen entre 18 y 34 años (43 por ciento) son tres veces más propensos que los de 45 años o más (12 por ciento) a añadir o quitar algo de la lista de boda.

El menaje de casa era un añadido popular a escondidas con una novia diciendo que agregó “una vajilla que yo sabía que a él no le gustaba, pero a mí sí”, mientras que otra “añadió decoraciones para la casa y eliminó una consola de juegos”.

Patinazos de regalo

Incluso con una lista, a veces los regalos de boda fallan el blanco. Éstos son algunos de los peores regalos recibidos por matrimonios hispanos:

  • “Un icono de la fertilidad… es que, wow”.
  • “Un juego de cuchillos” — (supersticioso en muchas culturas latinas)
  • “Una máquina de hacer quesadillas reciclada, con la tarjeta vieja de regalo en el interior”.

Por suerte, las parejas encuestadas también recibieron regalos excelentes. Muchos indicaron que su cónyuge era el mejor regalo que habían recibido jamás, mientras que otros se entusiasmaban sobre generosos regalos en metálico, baterías de cocina fantásticas e, incluso, un crucero.

Para obtener más información sobre Moen y los resultados de la encuesta, visite Moen.com.

“Ya sea que se esté muriendo por tener una grifería que dé el toque final a su cocina o equipo de campamento para un viaje con su pareja, su lista de bodas debe ser un reflejo de ustedes como pareja”, dice Maher.

La Vanguardia

Oficina editorial La Vanguardia

Click to listen highlighted text!