Nacionales

La Casa Blanca asegura que no hay pruebas de un complot entre la campaña de Trump y Rusia

By  | 

La Casa Blanca asegura que no hay pruebas de un complot entre la campaña de Trump y Rusia

La Casa Blanca reafirmó hoy que no hay pruebas de un supuesto complot entre la campaña del ahora presidente estadounidense, Donald Trump, y el Gobierno ruso para interferir en los resultados de las elecciones de noviembre pasado.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, insistió en su rueda de prensa diaria en que no hay evidencias al respecto, después de que el director del FBI, James Comey, confirmara en una audiencia en el Congreso que esa agencia está investigando el asunto.

Comey afirmó ante los congresistas que el FBI está indagando sobre la naturaleza de los vínculos entre el equipo de Trump y el Gobierno ruso, y si hubo “alguna coordinación” entre los esfuerzos del Kremlin y la campaña del magnate para tratar de influir en las elecciones del pasado 8 de noviembre.

“Eso incluye investigar la naturaleza de cualquier vínculo entre individuos asociados con la campaña de Trump y el Gobierno ruso, y si hubo alguna coordinación entre la campaña y los esfuerzos de Rusia”, señaló Comey en su declaración de apertura ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes.

De acuerdo con Spicer, “nada ha cambiado” tras la celebración de la audiencia de hoy en ese comité, ya que estar investigando esa presunta connivencia entre el equipo de Trump y Rusia “y tener prueba de ello son dos cosas distintas”.

El portavoz enfatizó que congresistas que han recibido información del FBI e incluso James Clapper, quien fue director nacional de inteligencia en el Gobierno del expresidente Barack Obama, han dicho que no han encontrado indicios de complicidad entre la campaña de Trump y Rusia.

Horas antes de la audiencia celebrada hoy, Trump negó en una serie de mensajes en su cuenta personal de Twitter que su campaña se aliara con Rusia para interferir en las elecciones de noviembre pasado.

Trump enfatizó que Clapper y “otros” han dicho que no hay pruebas de que él “haya conspirado con Rusia”.

En otro tuit, el mandatario aseguró que la “historia rusa” fue “inventada e impulsada” por los demócratas para gestionar “una campaña terrible”.

Las conclusiones a las que han llegado los servicios de inteligencia estadounidense es que sí hubo injerencia rusa en las elecciones, a través de ataques informáticos contra el Partido Demócrata y la campaña de su candidata presidencial, Hillary Clinton, con el objetivo principal de beneficiar a Trump.

Lo que sigue siendo una incógnita es si hubo colaboración entre la campaña de Trump y el Kremlin para orquestar esa injerencia.

Jefe del Comité de Inteligencia: “No hubo escuchas telefónicas en la Torre Trump”

Washington, 20 mar (EFE).- El presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Devin Nunes, aseguró hoy que “no hubo escuchas telefónicas en la Torre Trump” durante la campaña electoral de 2016, aunque “pudo haber otros tipos de vigilancia contra el presidente” Donald Trump.

En su intervención de apertura en la primera audiencia pública celebrada en el Congreso sobre la presunta injerencia rusa en los comicios presidenciales, Nunes negó categóricamente que la torre neoyorquina fuera interceptada telefónicamente, como aseguró el mandatario acusando de ello al expresidente Barack Obama.

Por su parte, el congresista Adam Schiff, el demócrata de más alto rango del Comité, afirmó que “los rusos se inmiscuyeron con éxito” en la democracia estadounidense y advirtió que “lo harán de nuevo”.

Schiff insistió en que Estados Unidos no es la primera democracia “atacada” por Rusia y subrayó la necesidad de esclarecer las actividades rusas en el país.

El demócrata relató uno por uno las relaciones e intercambios que realizaron algunos de los miembros de la campaña del ya presidente Donald Trump y el Gobierno ruso, aunque reconoció que las investigaciones aún no han esclarecido si esos encuentros tenían que ver con una acción coordinada para influir en los resultados electorales.

Schiff citó, además de los ya comprobados vínculos del exasesor de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn, que provocaron su renuncia, las reuniones que ocultó al Senado el ahora fiscal general, Jeff Sessions, con el embajador ruso en Washington, o las modificaciones del programa electoral republicano respecto a sus posiciones sobre Ucrania.

“Es posible que todos estos eventos e informaciones estén completamente desvinculados, y no sean más que una desafortunada coincidencia. Es posible. Pero también es posible que no estén desconectadas, y le debemos a nuestro país averiguarlo”, afirmó Schiff.

Las conclusiones a las que han llegado los servicios de inteligencia estadounidense es que sí hubo injerencia rusa en las elecciones, a través de ataques informáticos contra el Partido Demócrata y la campaña de su candidata presidencial, Hillary Clinton, y con el objetivo principal de beneficiar a Trump.

Lo que sigue siendo una incógnita es si hubo colaboración entre la campaña de Trump y el Kremlin para orquestar esa injerencia.

Director de NSA: El Gobierno de Obama no pidió al Reino Unido espiar a Trump

Washington, 20 mar (EFE).- El director de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de Estados Unidos, Michael Rogers, negó hoy que el Gobierno del expresidente Barack Obama solicitara a la inteligencia británica realizar cualquier tipo escucha sobre el actual presidente, Donald Trump, durante la campaña electoral de 2016.

“Nunca he visto que desde la NSA nos hayamos involucrado en una actividad así”, dijo Rogers al ser preguntado hoy al respecto en la primera audiencia pública realizada en el Congreso sobre la posible injerencia rusa en las elecciones presidenciales de noviembre pasado en EE.UU.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, citó durante una de sus conferencias de prensa la semana pasada una afirmación que había hecho un comentarista de la cadena Fox sobre las acusaciones de Trump de que Obama pinchó su teléfono en su torre de Nueva York en 2016.

“Tres fuentes de inteligencia han informado a Fox News de que el presidente Obama se saltó la cadena de mando (para espiar a Trump). No usó la NSA (Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU.), no usó la CIA… Usó el GCHQ”, dijo Spicer al citar al comentarista Andrew Napolitano.

El GCHQ, un gran complejo de comunicaciones del Gobierno ubicado en la ciudad de Cheltenham (al oeste de Inglaterra), trabaja en estrecho contacto con los servicios secretos británicos MI5 (interior) y MI6 (externo) y una de sus labores más importantes es la de defender al Reino Unido de amenazas cibernéticas.

Sin embargo, Rogers aseguró hoy que tal petición de escuchar a un ciudadano estadounidense estaría “expresamente en contra” de los acuerdos de inteligencia con los británicos y otros aliados cercanos.

Rogers testificó junto al director del FBI, James Comey, durante la primera audiencia del Congreso sobre el papel de Rusia en la campaña presidencial de 2016 y sobre las acusaciones del magnate contra Obama sobre presuntas escuchas telefónicas en su torre neoyorquina.

A este respecto, tanto el GCHQ como la primera ministra británica, Theresa May, negaron las insinuaciones de Spicer sobre cualquier coordinación para espiar al multimillonario.

EFE

Efe es una empresa informativa que cubre todos los ámbitos de la información en los soportes informativos de prensa escrita, radio, televisión e Internet.

You must be logged in to post a comment Login

Click to listen highlighted text!