En cine

En dónde se encuentra la parte más “oscura”

By  | 

Seguramente, los seguidores de la saga de la escritora británica E. L. James no la deben estar pasando muy bien. Sin afirmar que sus libros sean los mejores, ya que distan de las brillantes descripciones eróticas que la verdadera literatura de este género nos ha ofrecido, sí son preferibles sus obras literarias que las dos versiones cinematográficas que hasta el momento se han presentado.

Con la ilusión que millones de espectadores tuvieron cuando fueron a ver la primera parte de esta serie, pese a la triste versión que se ofreció audiovisualmente, otros miles de seguidores guardaron la esperanza de ver una mejor propuesta artística en todo el sentido de la palabra para la segunda parte. Lo triste de todo fue que esto nunca ocurrió. Muchos quedamos con la gran incógnita: ¿Dónde se encuentra la parte más oscura? Se suponía que la segunda entrega de esta plana y aburrida historia en la que un multimillonario seduce a una amante de las letras, daría un giro inesperado y, seguramente, apoyados por los videos promocionales, en los que se generó una gran expectativa: que los protagonistas mostrarían su lado más oscuro y más siniestro, se tendría una gran narración, pero eso… no sucedió.

En “Cincuentas sombras más oscuras”, de James Foley, Anastasia Steele muestra su lado más sumiso y se hace explícito cómo la manipulación que ejerce Christian Grey sobre ella, no tiene nada de novedoso ni de inteligente. Este hombre de negocios, a diferencia de como lo presentaron en la primera película, luce desaliñado y sin el brillo de la primera parte. Realmente, no logra ser verosímil el hecho de que sea dueño de infinitas propiedades. Lo que sí se evidencia en el filme es que es un gran manipulador y un gran controlador, con grandes muestras de celotipia, tanto que hasta es capaz de comprar la compañía en la que labora su amada Steele. Una demostración de cómo su poder radica en el dinero y no en las técnicas amatorias que emplea, pues llega a caer en el “lugar común”, es decir, en lo que cualquier mortal podría llegar a hacer con su ser amado o deseado. El maestro de la seducción y de la perversión quedó convertido en un inexperto adolescente.

En fin, de lo poco que se puede rescatar de este filme están las ligeras menciones que Anastasia realiza en torno a Jane Austen. La supuesta intriga que llegó a generar al comienzo de la película la presencia de una joven exsumisa, se resuelve de la peor manera y termina amaestrada como si fuese un perro doméstico. Todo esto ante la mirada de la señorita Steele que no reacciona ante la demostración de poder que tiene Grey sobre las mujeres. El cuarto rojo que podría ser considerado como la cuna de un sinfín de fenómenos anormales en terrenos sexuales y perversiones de esta clase, parece más un apacible cuarto adolescente donde un joven Grey expresa su mundo de represión.

La película mantuvo el mismo nivel de la primera parte: un film para dejar en la tierra del olvido.

Jimmy Fortuna

Periodista y editor colombiano

You must be logged in to post a comment Login

Click to listen highlighted text!