En cine

El milagro de la fe

By  | 

“Miracles from Heaven” es una película de esas en las que tiene más peso la historia que cualquier otro elemento. Sin mayores pretensiones visuales, pero con un gran grupo de actores, entre los que sobresale el papel de Eugenio Derbez, como el afamado doctor que ejerce su labor médica en Boston y quien, finalmente, acepta tratar las dolencias de Anna, tras fallidos intentos, emprendidos por la madre de ella, rol que es protagonizado por Jennifer Garner, el filme ahonda en las habituales y comunes preguntas que cualquier mortal, que experimenta una grave situación o de manera personal o en algún miembro de su familia, cuando se siente totalmente abandonado, es decir, sin la presencia de Dios. Es por ello que el interrogante con el que se promociona la película asume total contundencia en la historia que dirige Patricia Riggen: ¿Cómo explicar lo imposible?
Efectivamente, ante el dictamen médico que postula y defiende el pediatra de Anna (Dr. Nurko) al señalar que ella padece de un “trastorno de movilidad intestinal”, todo tiende a empeorar con el paso ineludible del tiempo. Esta temible situación ejerce consecuencias nefastas en la familia de Anna, conformada por sus padres y sus dos hermanas, quienes ven, con total asombro e impotencia, cómo ella se debilita, pero, de manera particular, nunca pierde la fe en Dios. Actitud totalmente opuesta a la que experimenta la madre de Anna (Christy Beam), ya que ella cae en una profunda crisis en la que Dios es el culpable y único responsable de su desgracia.
Además del viaje físico que tendrá que realizar la familia desde Texas hasta Massachusetts para poder llegar a Boston, Christy tendrá que emprender uno, totalmente, introspectivo para escudriñar en su alma y superar con evidencias palpables su crisis de fe y aprender de su gran maestra: su propia hija.
De todos los medicamentos y tratamientos, emprendidos por la parte científica, todo se resume en uno que el Dr. Nurko aconseja a la madre de la menor: “su familia es la mejor medicina” y en otro que Christy recibe como bendición divina: “vivir la vida como si todo fuera un milagro”. Cuando ella logra combinar estas dos situaciones, todo a su alrededor cambia y, efectivamente, la salud de su hija mejora, no tanto por el accidente que tuvo, sino por el entorno de fe que fortalece la unión familiar.

Jimmy Fortuna

Periodista y editor colombiano

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Click to listen highlighted text!