Editorial

Celebrando el Día de la Independencia

By  | 

Cada vez que se aproxima el 04 de julio, Día de la Independencia, surgen muchas razones para celebrar y muchas otras para reflexionar.  Este año ha sido agitado en el terreno político y, por ende, en el ámbito social. Marchas, confrontaciones, debates, charlas y manifestaciones se han generado desde el momento en que Donald Trump asumió la presidencia. El balance en este primer semestre pone a los ciudadanos a pensar en lo que vendrá en los próximos meses bajo esta administración.

La historia de esta celebración ha señalado que en 1776 se marcó el camino para lograr la tan anhelada independencia.  Es válido que se festeje por esta hazaña histórica, pero vale la pena también analizar qué ha pasado con el país desde esa fecha hasta ahora.  ¿Realmente, los gobernantes de este país están velando por la seguridad, la vida y la libertad de sus ciudadanos? Las últimas noticias han sido un tanto desalentadoras en este terreno. Con gran impaciencia y falta de credibilidad se ha asumido la seguridad prometida. Con tristeza y desolación se ha vivido la muerte de un sinfín de ciudadanos norteamericanos en esta y en otras latitudes.

En esta esperada fiesta nacional, no deben faltar las exhibiciones en torno a esta patria. En todos los espacios de este país debe quedar claro el mensaje de paz, armonía, tolerancia y respeto por cada una de las personas que habitan en este territorio. Tanto los inmigrantes como los que no lo son deben cantar al unísono por el progreso y el bienestar de este país.  Lograr la independencia fue un logro, pero mantenerla es una tarea que se realiza año tras año.

Augurios de felicidad deben provenir de los gobernantes, asegurando paz y libertad, orden y justicia, trato digno y hospitalario en esta tierra multicultural. Un día como este debe convertirse en la máxima expresión de alegría y en un momento propicio para pensar con calma en el devenir de esta patria grande que debe tener como único fin: la unión.

Celebrar el Día de la Independencia debe ser un acto generoso y espontáneo, una muestra de agradecimiento por todo lo bueno que encierra esta tierra. Motivo de orgullo y oportunidad para desear infinitas bendiciones para que Dios siga ondeando la bandera de este país, sinónimo de progreso y éxito. ¡Feliz Día!

La Vanguardia

Oficina editorial La Vanguardia

Click to listen highlighted text!