En cine

Bella, una auténtica heroína

By  | 

Bill Condon, director de “La Bella y la Bestia”, le apostó a la experiencia con esta anhelada película con la que toda una generación creció con la versión animada, y con la que muchos crecerán y llenarán sus mentes de magia, fantasía y emoción con la excelente propuesta en la que artistas de lujo participaron para hacer de este filme una verdadera obra de arte, vigente y vital. Entre las estrellas que embellecieron el panorama de Condon, se encuentran: Emma Watson, Kevin Kline, Ewan McGregor, Stanley Tucci, Ian McKellen y Emma Thompson, por citar, solamente, algunas grandes figuras.

Este famoso relato mantiene su vigencia, ya que Bella perfectamente podría encajar en un contexto real en pleno siglo XXI: desde los primeros segundos, sobresale su personalidad desafiante que no cae en los habituales estereotipos de su sociedad. La gran mayoría de mujeres de su edad ven concluidas sus vidas al enfocarse en buscar a un hombre que se convierta en su adoración, en su protección. Personajes femeninos, contemporáneos a Bella, persiguen a los hombres, seguidos, solamente, por su apariencia. Ella luce como un “bicho raro”, debido a que sus gustos no son los de todas: sabe leer y le encanta conocer libros, tiene espíritu libre y adora la ciencia, y no permite que el “amor” maneje su vida. El único y verdadero hombre en su vida es su progenitor. Es por todo esto que Bella se convierte en una auténtica heroína.

Además, en vez de que “el supuesto hombre de sus sueños” se convierta en el ser al que tendrá que perseguir, es él, precisamente, quien la buscará a ella y le ofrecerá la decisión más sabia, aquella que ningún hombre de su época es capaz de ofrecer: la libertad. El sentimiento del “amor” no es un asunto de una “primera vista”. Es un proceso que se va alimentando con el tiempo, que pasará por todo tipo de etapas para que, finalmente, le dé la opción, desde la libertad, de experimentarlo, es decir, de amar. Un amor que no está atado a ningún convencionalismo, pues ella no busca una cara bonita, se enamoró de una Bestia y aún así es capaz de ver su belleza. Lo que la sedujo fue su fascinación real por los libros, por su conocimiento sobre William Shakespeare. De hecho, la historia llega a tener verdaderos tintes trágicos, aquellos del contexto de una obra literaria, pues Bella se asume como la heroína, la mujer valiente y culta, totalmente diferente a las demás, que tendrá que lidiar con el peso de su vida y de sus decisiones. Pasar una infancia alejada de la ciudad que la vio nacer y de la mujer que le dio la vida. Su padre, quien pareciera haber cometido un grave error cuando ella fue una niña, realmente, actuó bajo el “amor”, el verdadero y genuino sentimiento que va más allá de aquel embelesado sentimiento que fue transformado por las mujeres de su generación.

Como se aprecia, “La Bella y la Bestia” es una oda a la mujer, a aquel ser que, solamente, desde la libertad, se hace grande, especial y completamente único.

Jimmy Fortuna

Periodista y editor colombiano

Click to listen highlighted text!