Latinoamérica

Argentina, Panamá y Colombia piden a Venezuela que cancele la Constituyente

By  | 

Las ministras de Relaciones Exteriores de Argentina, Panamá y Colombia pidieron hoy al Gobierno de Venezuela que cancele la Asamblea Constituyente, libere a los políticos presos, respete la separación de poderes y busque ayuda humanitaria internacional.

La canciller de Argentina, Susana Malcorra, defendió que el propósito de la reunión que hoy se celebra en la Organización de los Estados Americanos (OEA) sobre la crisis venezolana “no puede ni debe interpretarse como acto de injerencia o condena” sino que es “la misma mano tendida de siempre”.

Argentina pidió al Gobierno de Nicolás Maduro iniciar “una nueva etapa del diálogo” con la oposición en la que cumpla compromisos de la anterior como “la liberación de los presos políticos, el respeto a las normas constitucionales, la separación de poderes y un calendario electoral con presencia de observadores”.

Asimismo, solicitó la “cancelación de la convocatoria de la Constituyente, el cese de las detenciones arbitrarias y del enjuiciamiento de civiles por justicia no civil”.

En su turno de palabra, que es de seis minutos para cada Estado, la vicepresidenta y ministra de Relaciones Exteriores de Panamá, Isabel de Saint Malo de Alvarado, coincidió con la mayor parte de las demandas de Argentina.

Así, pidió a Venezuela “dar pasos de inmediato que den confianza” como la “liberación de los detenidos, el respeto a la libertad de expresión, la apertura de un canal humanitario y el respeto a las facultades de los órganos democráticos electos”.

Por su parte, la canciller colombiana, María Angela Holguín, consideró que “el proceso de la Constituyente en este momento es negativo para el país”, al tiempo que indicó que “el camino es que la Asamblea Nacional recobre sus funciones y responsabilidades”.

“Y pueda -prosiguió- constatarse una verdadera separación de poderes. Además, debe evitar la represión contra la población civil que se manifiesta en las calles, liberar a los presos políticos y no armar a la población civil”.

La Sala Constitucional del Supremo de Venezuela resolvió hoy que Maduro está capacitado para impulsar la Asamblea Constituyente sin que haya un referendo previo.

Los cancilleres americanos llegan hoy divididos a su primera reunión sobre la crisis de Venezuela, con tres proyectos de declaración sobre la mesa que por el momento parecen difíciles de conciliar para lograr aprobar un texto común, lo que requiere el apoyo de dos tercios de los 34 Estados acreditados, es decir, 23.

Con Venezuela, son 34 de los 35 países americanos los que están acreditados para la reunión, 18 de ellos representados por su responsable de Relaciones Exteriores.

La delegación de Venezuela en la OEA dio hoy la sorpresa al acreditarse para la reunión, cuya convocatoria provocó que el Gobierno de Maduro solicitara salir de la organización el 28 de abril, aunque no será efectiva hasta 2019.

Bolivia protesta en OEA: Venezuela no necesita “protectorados ni tutelajes”

Washington, 31 may (EFEUSA).- El canciller de Bolivia, Fernando Huanacuni, condenó hoy lo que considera una “intervención” de ciertos actores en la OEA en los asuntos internos de Venezuela, y advirtió que ese país no necesita “protectorados ni tutelajes” y debería estar incluido en cualquier debate sobre su situación.

“Los países de la región no necesitan de protectorados ni tutelajes. Nada de lo que hagamos será útil sin la participación de Venezuela”, dijo Huanacuni durante su discurso en la reunión de cancilleres de la Organización de los Estados Americanos (OEA) sobre la situación social y política en Venezuela.

El canciller boliviano opinó que la OEA, y en particular su secretario general, Luis Almagro, “no puede seguir incitando al enfrentamiento y a la violencia” en Venezuela.

También dijo que Almagro “abandonó su función de secretario general, convirtiéndose en actor político”.

Huanacuni consideró “inaceptable que por intereses personales y políticos de sus funcionarios (de la OEA) o de algunos Estados miembros se pretenda vulnerar derechos” de los países integrantes como “la soberanía”.

Llamó, por tanto, a ayudar a Venezuela a gestionar su “difícil situación” en un marco en el que ese país “esté involucrado y sea un actor principal”, “sin imposiciones ni intervencionismos”.

“(En la OEA) o se sigue por el camino del diálogo y respeto a los países hermanos, o se sigue por el camino de la imposición y se desconoce toda la normativa, continuando con la confrontación de los Estados miembros”, indicó el canciller boliviano.

“Proponemos escucharnos y dialogar sin imposiciones y sin exclusiones”, afirmó Huanacuni.

La oposición del Gobierno de Venezuela a que se trate su situación en la OEA ha llevado a Caracas a anunciar su decisión de retirarse de la organización, que podrá ser efectiva hasta 2019.

La posición de Huanacuni está en la línea con la expresada poco antes por el representante alterno de Nicaragua en la OEA, Luís Exequiel Alvarado, quien condenó “enérgicamente” la celebración de la reunión de cancilleres al considerar que está destinada a “intervenir” en los “asuntos internos” de Venezuela.

En la reunión será clave la postura de los 14 países de la Comunidad del Caribe (Caricom), que fue expresada al comienzo del encuentro por el canciller de Bahamas, Darren Henfield.

El Caricom cree que la OEA puede desempeñar un papel “importante” de mediación en la crisis venezolana, y que las “posiciones profundamente arraigadas” de los actores políticos de ese país deben suavizarse para que aumente la confianza.

Esos 14 países presentaron el martes un proyecto de declaración para la reunión de hoy que es más suave que el presentado por otras naciones, por lo que ambos grupos deberán avanzar hacia un consenso.

En lo que sí coinciden los dos borradores es en pedir el cese de la violencia a todas las partes, un nuevo proceso de diálogo, la creación de un grupo que lo acompañe y en la invitación a Venezuela a reconsiderar su decisión de dejar la OEA.

Canadá dice que la crisis de Venezuela “afecta a todos” los países de la OEA

Washington, 31 may (EFEUSA).- La ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, consideró hoy que la situación en Venezuela “afecta a todos” los países del continente y les pidió trabajar para “cambiar las cosas”, mientras que Guatemala destacó la importancia del diálogo para superar la crisis en esa nación.

“Canadá siente una obligación legal, política, y por supuesto moral, de defender al pueblo de Venezuela. Sus voces no deben ser silenciadas mediante la represión”, sostuvo Freeland durante la reunión de cancilleres de la Organización de los Estados Americanos (OEA) sobre la situación social y política en Venezuela.

“La crisis en Venezuela, además de tocarnos a todos en el sentido moral, nos afecta a todos”, argumentó la ministra, al recordar que hay cada vez más “gente desesperada huye de Venezuela” y existe el “riesgo de que las armas” caigan en las manos equivocadas.

Freeland consideró que no es posible solucionar la crisis en Venezuela “sin un proceso creíble de mediación” entre el Gobierno y la oposición, ni tampoco mientras “líderes políticos clave estén encarcelados y se les prohíba competir” a cargos públicos.

La ministra expresó su “grave preocupación” por la intención del presidente venezolano, Nicolás Maduro, de crear una Asamblea Constituyente para reformar la Carta Magna, y llamó “al establecimiento urgente de un calendario electoral y la liberación de los presos políticos”.

Freeland llamó a los países miembros de la organización a “trabajar juntos”, de aquí a la celebración a mediados de junio de la Asamblea General de la OEA en Cancún (México), para “cambiar las cosas” y lograr un futuro más “esperanzador” para Venezuela.

Canadá es uno de los países -junto a EEUU, México, Perú y Panamá- que han impulsado un proyecto de declaración que pide a Maduro “el cese” de la Asamblea Constituyente “en la forma en que está concebida actualmente”, la liberación de los “presos políticos” y un calendario electoral con observación internacional.

No obstante, los países del Caribe promueven una declaración más suave y no está claro que pueda haber consenso entre los dos grupos en la cita de hoy.

Por su parte, Guatemala, cuyo canciller Carlos Raúl Morales preside la reunión, destacó la importancia de la OEA como foro para “abordar de manera colectiva” asuntos de la región e indicó que “no puede quedarse callado ante las violaciones de derechos humanos” en la nación petrolera.

Por otro lado, la delegación guatemalteca pidió a la Secretaría General de la OEA, que encabeza Luis Almagro, que “enfoque sus esfuerzos en el diálogo”, sin referirse directamente a la postura abiertamente crítica que mantiene el excanciller uruguayo sobre el Gobierno de Maduro y que denuncian países como Venezuela y Bolivia.

Venezuela está inmersa desde el pasado 1 de abril en una ola de protestas convocadas tanto por el Gobierno como por la oposición, muchas de las cuales han derivado en hechos violentos que han dejado ya al menos 59 muertos y un millar de heridos.

EFE

Efe es una empresa informativa que cubre todos los ámbitos de la información en los soportes informativos de prensa escrita, radio, televisión e Internet.

Click to listen highlighted text!